viernes, 10 de marzo de 2017

EN NUEVE MESES, EL GOBIERNO DE MACRI ARROJÓ A LA POBREZA A 1,5 MILLÓN DE PERSONAS

El deterioro en las condiciones laborales y los aumentos de precios asociados a las políticas económicas desplegadas por el gobierno de Mauricio Macri durante los primeros nueve meses de su gestión resultaron en un incremento en materia de pobreza e indigencia que alcanzaron sus niveles más elevados de los últimos siete años. El diagnóstico corresponde al Observatorio de la Deuda Social Argentina (ODSA) que ayer publicó sus indicadores sociales para el tercer trimestre de 2016. Los investigadores que dependen de la Universidad Católica Argentina (UCA) estimaron que la pobreza pasó del 29 por ciento registrado a fines de 2015 hasta el 32,9 por ciento de la población entre junio-septiembre del año pasado. Por su parte, la indigencia pasó del 5,3 al 6,9 por ciento en ese mismo período. La metodología y muestra utilizada por ese instituto sobreestiman la magnitud de la problemática pero sus estimaciones ofrecen una aproximación a la trayectoria de ambas variables.  
“El impacto de la devaluación, las medidas anti-inflacionarias, el contexto internacional adverso y el rezago de la inversión privada y pública habrían generado un escenario crítico, aún más recesivo y adverso en materia de empleo y poder adquisitivo para amplios sectores sociales”, considera el informe del ODSA presentado ayer por Agustín Salvia, el jefe del equipo al frente del relevamiento. El escenario planteado por el organismo representa un desafío para las afirmaciones de la Casa Rosada sentenciando que “la recesión terminó”, “los brotes verdes”, “la expansión del crédito”, “la recuperación del empleo” y “la reducción en la inflación”.  
Las cifras del observatorio dependiente de la UCA están en línea con las exageradas mediciones publicadas por el Indec para el segundo trimestre. Al retomar su divulgación de esa información tras la arbitraria discontinuidad dispuesta por la gestión anterior, la autoridad estadística introdujo cambios en la metodología que inflan los resultados. Para ese organismo, en el primer semestre de 2016 la pobreza ascendió al 32,2 por ciento y la indigencia llegó a 6,2 por ciento. El Indec publicará en dos semanas sus datos socioeconómicos para el segundo semestre de 2016. 
“Las tasas de pobreza e indigencia retomaron los niveles de 2009, cualquiera sea la medición aplicada, pero en todos los casos, muy lejos de crisis sociales atravesadas históricamente por el país en 1988-1990 o 2001–2002”, expresa el informe. En los documentos publicados ayer la tasa de pobreza asciende del 29,0 por ciento registrado a fines de 2015 hasta el 32,9 por ciento en el tercer trimestre de 2016. Ese incremento de 3,9 puntos porcentuales significa un aumento de 1,5 millones de nuevos pobres durante los primeros tres trimestres del gobierno de Macri. Para los cálculos de ODSA habría “cerca de 13 millones de personas por debajo de la línea de pobreza, los niveles más altos desde 2010”. 
El observatorio encabezado por Salvia informa además que entre 2011 y 2015 la pobreza por ingresos pasó del 24,7 al 29,0 por ciento de la población. Una suba de 4,3 puntos porcentuales. Es decir que el nuevo gobierno acumuló en apenas nueve meses un deterioro similar a toda la pobreza generada en los cuatro años anteriores, cuando supuestamente los indicadores alcanzaron niveles alarmantes para la entonces oposición y hoy oficialismo.
El incremento en la indigencia fue de 5,3 a 6,9 por ciento en el mismo período lo que daría cuenta, siempre dentro de los parámetros utilizados por la UCA, de un aumento de alrededor de 600 mil personas en situación de indigencia entre 2015 y 2016 que arrojan un total de 2,7 millones de personas indigentes al tercer trimestre del año pasado. Para la UCA, entre  2011 y 2015 la indigencia por ingresos cayó del 6,1 al 5,3 por ciento de la población. Ese descenso de 0,8 puntos porcentuales acumulado a lo largo de un lustro se esfumó en nueve meses cuando el indicador trepó 1,3 puntos porcentuales. Durante el segundo mandato de Cristina Fernández de Kirchner la tasa de indigencia bajó 15 por ciento, en tanto que en tres trimestres de Mauricio Macri subió 30 por ciento.
Uno de los principales factores que explica el deterioro en los niveles de pobreza e indigencia en 2016 fue la aceleración de la inflación generada por las medidas del Gobierno: devaluación, suba de tarifas, reducción de retenciones y desarticulación de la Secretaría de Comercio, entre otros. Esos elementos se conjugan con el proceso de destrucción de puestos de trabajo en el sector privado registrado por las estadísticas oficiales durante el período analizado. “Si bien el shock habría sido mucho más fuerte durante el primer semestre del año, la situación no se habría revertido durante la segunda parte del año”, consideran los investigadores de la UCA quienes, a su vez, sostiene que esa dinámica “habría generado especialmente un deterioro laboral y en el nivel de ingresos de los empleos de sectores informales”.  Página 12 de Argentina (www.pagina12.com.ar)





EL DECRETO MIGRATORIO DE MACRI PREOCUPA A LA CIDH

La Comisión de la OEA convocó a una audiencia para analizar su alcance; será el 20 de este mes

La Nación de Argentina (www.lanacion.com.ar)
                                                          
La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) expresó su "preocupación" por el endurecimiento de la política migratoria impuesto por decreto por el presidente Mauricio Macri , que el Gobierno defendió como una herramienta más para combatir el crimen.
El secretario Ejecutivo de la CIDH, Pablo Abrão, dijo que, antes del decreto de Macri, la legislación migratoria de la Argentina había sido distinguida por la comisión y puesta ante el resto de la región como un modelo a seguir. El giro, señaló, ofrece una "mirada más restrictiva" que ha generado, cuando menos, inquietud.
"Es un tema que llama mucho la atención de la comisión porque la comisión siempre ha valorado la legislación migratoria argentina como un modelo para la región, que ha contaminado positivamente a otros países", afirmó Abrão en un encuentro con periodistas de la región del que participó LA NACION. "La comisión está un poco preocupada", agregó.
La comisión puso la iniciativa de Macri junto a las políticas migratorias de Donald Trump, como la construcción de un muro en la frontera con México y la ampliación de las deportaciones: al igual que el decreto de Macri, esas medidas también provocaron el llamado a una "audiencia de oficio", de las que sólo hay un puñado cada año.
Con un decreto de necesidad y urgencia, el Gobierno modificó la ley de migraciones para restringir el ingreso, cancelar la residencia y acelerar la deportación de extranjeros que hayan cometido delitos. "No podemos permitir que el crimen siga eligiendo a la Argentina como un lugar para venir a delinquir", dijo Macri a principios de año, en una conferencia de prensa en la que defendió la iniciativa. "Nuestro objetivo es cuidar a los argentinos", agregó.
El giro provocó un rápido malestar en los gobiernos de Bolivia y Paraguay. "Hermanos presidentes latinoamericanos, seamos #PatriaGrande. No sigamos políticas migratorias del Norte. Juntos por nuestra soberanía y dignidad", escribió al conocerse el decreto el presidente de Bolivia, Evo Morales, que en abril se reunirá con Macri.
Ahora, la nueva política migratoria será puesta bajo la lupa de la CIDH en una audiencia "de oficio". Abrão dijo que necesitan conocer el "alcance que pretende el Gobierno con estos cambios".
La audiencia se realizará el 20 de este mes, el mismo día en que también se tratarán las denuncias sobre represión de la protesta y de la sindicalización en Jujuy, que involucran a Milagro Sala. Estarán en la CIDH miembros de varias organizaciones de derechos humanos de la Argentina y funcionarios del gobierno nacional. Todavía no está definido si viajará alguien desde la Argentina.
Las audiencias son uno de los instrumentos centrales del trabajo de la CIDH: permiten darles visibilidad a las violaciones de derechos humanos en la región y marcar las prioridades de la comisión. Las postulaciones surgen de la sociedad civil. Pero cuando la CIDH quiere poner un tema sobre la mesa actúa "de oficio". El decreto de Macri provocó una de las cinco audiencias de oficio de este año.
La comisión convocó a otra audiencia de oficio para discutir las propuestas de Trump de construir un muro en la frontera con México; la ampliación de las deportaciones de extranjeros indocumentados y las nuevas restricciones para ingresar al país para ciudadanos de seis países mayoritariamente musulmanes, un decreto conocido con el nombre de "prohibición musulmana", y la flexibilización de los estudios ambientales para proyectos de infraestructura.
Este año habrá otras tres audiencias de oficio. En una se hará el seguimiento de la investigación sobre la desaparición de los estudiantes mexicanos de Ayotzinapa; otra evaluará la situación del pueblo Rapa Nui en Chile, y la tercera, regional, discutirá la situación de los derechos de las personas que integran la comunidad de lesbianas, homosexuales, bisexuales, transexuales e intersexuales.





ANDER IZAGIRRE: CALLARSE PARA ESCRIBIR

El reportero ha mezcado en sus trabajos su pasión por el ciclismo y los viajes, y ha retratado la miseria en Bolivia

ABC de España (www.abc.com.es)

«Ander Izagirre es un autor fundacional. Ha estado en la órbita del K.O. antes incluso de que naciera la editorial —dice Emilio Sánchez Mediavilla, uno de los editores de Libros del K.O.—. 'Plomo en los bolsillos', de entrada, nos salvó la vida. Tener un éxito el primer año de existencia nos permitió no desaparecer pronto dejando un bonito cadáver. El libro había sido publicado antes por otro sello. El reto fue convencer, primero a Ander, y luego a mis socios, de que reeditarlo era buena idea».
Habla Izagirre: «En 2003, el año del centenario del Tour de Francia, publiqué diez historias breves en la revista 'Nuestro Tiempo'. El libro lleva catorce años creciendo: con las nuevas ediciones he seguido incluyendo historias de distintas épocas, le añadimos incluso un pequeño cómic de Patxi Gallego. La primera edición tuvo poco recorrido y Libros del K.O. lo publicó en 2012 con más entusiasmo. Salió bien; lleva ocho ediciones, pronto la novena.
»El ciclismo es una materia prima excelente para escribir. Permite combinar lo épico con lo grotesco, las historias trágicas y las cómicas; hay sufrimiento físico, ambición, nobleza, trampas, traiciones, extravagancias, hay incluso luchas políticas y reflejos de la sociedad de cada época. El Tour es una fórmula narrativa muy exitosa. Por algo lo inventaron los periodistas, como fórmula para vender más periódicos».
«'Hooligans ilustrados' es el alimento espiritual de fajadores y tuercebotas —responde Sánchez Mediavilla cuando le pregunto por la colección de su segundo libro de Izagirre, 'Mi abuela y diez más'—. Es como juntarte con tus amigos de toda la vida y mitificar con ironía las cosquillas y miserias de la adolescencia. La idea nació como una trampa para embaucar a Enric González: pensé que pedirle un libro sobre el Espanyol sería un caramelo que no podría rechazar. La colección echó a rodar y tomó vida propia. Ander decía que no le gustaba el fútbol, pero siempre se le escapaban anécdotas fantásticas que parecían demostrar todo lo contrario».
«En una noche de insomnio empecé a anotar recuerdos de mi infancia, de mi juventud, de mi familia, de mi ciudad, todos hilados por la Real Sociedad —explica Izagirre—. Me di cuenta de que era un buen hilo para contar historias. Mi condición para escribir de fútbol era que mi abuela —mi familia, mi infancia, mi ciudad— estuviera en la alineación.
»El fútbol es capaz de sintonizar a miles de personas muy diversas en el mismo estado de ánimo, es capaz de tejer una memoria colectiva para la gente de una misma generación que viven en el mismo sitio. A mí lo que me gusta es el ciclismo, pero estos efectos del fútbol me parecen un fenómeno interesante para un escritor».
'Cansasuelos' es el tercer título de Izagirre con Libros del K.O. «Es un libro arriesgado, como todos nuestros libros —dice Sánchez Mediavilla—. Posicionar la "no ficción periodística" en España es difícil. Es el libro de Ander que menos ha vendido. Lo original es la escritura. Como buen periodista, Ander siempre la pone al servicio de la historia que quiere contar. En 'Cansasuelos' fue un poco al revés. La historia (una caminata por las montañas) era una excusa para divertirse con las palabras, experimentar con el ritmo y hacer piruetas con la mirada. Empezó a escribir un reportaje "a ver que sale", y me pasó una primera versión sin mucha convicción. Pero debería ya saber que si me propone un trilogía sobre el crecimiento de la hierba, se lo voy a publicar. Es un insensato».
«No es un libro de deporte, ni trekking, ni aventura, ni gaitas de esas —aclara Izagirre—. Es un paseo. Caminar durante horas por los bosques y las colinas de los Apeninos, sin nada que exija tu atención concreta, permite que el cerebro empiece a flotar. Desarrollas ideas, haces conexiones, crecen reflexiones sobre el hecho de viajar y de escribir, que en el barullo cotidiano ni siquiera asoman. Te mueves y piensas con libertad, puedes permitirte desvaríos. A veces hablamos, escribimos y tuiteamos demasiado. Para escribir mejor, a ratos hay que retirarse: observar, escuchar, leer. Y para eso hay que callarse».
«'Potosí' es la historia de una niña minera —dice Sánchez Mediavilla sobre el último título de Izagirre—. A partir de esa microhistoria, describe los mecanismos políticos y económicos que se esconden detrás de la miseria en Bolivia. El reto es conseguir que el público se interese por una historia dura, triste y lejana, sin final feliz ni escapatoria ni asideros de optimismo».
«Quería responder a fondo a una pregunta: por qué tiene que entrar a la mina una niña de 12 años —añade Izagirre—. Intento dar una visión lo más completa y justa posible. Procuro sostenerla con datos, argumentos, testimonios y observaciones.
»Lo que más me costó fue acceder a información sobre los accidentes, las muertes y las enfermedades de los mineros: no hay estadísticas rigurosas. Lo cuento en el libro a través de varias personas que trabajan sin contratos, sin seguros, en condiciones muy peligrosas. Lo cuento a través, incluso, de una señora que recorre los funerales para investigar las causas reales de las muertes: a menudo no se consignan los hechos reales, en los papeles casi todos mueren por "parada cardiorrespiratoria". Claro, eso ocurre cuando te cae encima un derrumbe en la mina».





CUANDO BOLIVIA DESPIERTA NARCO-ESTADO

'Ghost-Recon Wildlands', nueva obra de mundo abierto de Ubisoft, trata de explotar en videojuegos el éxito de la ficción sobre la droga

El País de España (cultura.elpais.com)

Seguir de cerca el videojuego en estos años resulta apasionante. Sus luces y sombras, sus miserias y glorias, sus contradicciones y convicciones atraviesan una etapa crucial, polifacética, plena en matices. Mientras los datos económicos nos dicen que están a punto de romper la barrera de los 100.000 millones de dólares al año ­—una cifra a años luz de los 38.000 de la taquilla del cine—, el miedo entre los grandes estudios se extiende ante la escalada disparatada de presupuestos y la caída en ventas de estas superproducciones. Un repaso a los más vendidos Steam, el bazar digital del videojuego, revela que se puede vender tanto o más con una buena idea y un equipo de cinco personas que con uno de 2.000 y cientos de millones de euros en presupuesto. La burbuja del móvil sigue creciendo exponencialmente, con fenómenos como Pokémon Go. Y la exigencia cultural al medio, con polémicas semanales en temas de identidad, género y representación, aprieta las tuercas cada vez más.
Este momento crucial se palpa como en pocos lugares en la puesta de largo de un gran videojuego. Y hay que reconocer que pocas compañías entienden cómo hay que venderse en este nuevo panorama como Ubisoft. Ghost Recon. Wildlands, cinco años ya en el horno, es el intento de este gigante del videojuego francés de sacar provecho a esa fascinación que vivimos, gracias a Netflix y su Blanca Navidad, por el narcotráfico. Es el mundo abierto más grande jamás creado por Ubisoft, nada menos que la recreación de Bolivia reinventado como narco-estado. Y es una reafirmación en los pilares que esta compañía quiere hacer suyos en el volátil mercado en que se mueve: hiperrealismo, investigación, narrativa y marketing cultural.
Cuando Ubisoft quiere vender un juego, está dispuesta a tirar por la ventana el chovinismo. Recuerdo la multitudinaria cena —pasaríamos largamente de las 80 personas de prensa generalista de todo el mundo— en las catacumbas de la Catedral de Saint Paul, en Londres, para culminar un evento para la prensa dedicado al nuevo Assassin’s Creed. Esta vez, y a pesar de que este juego ha sido realizado por el estudio de París, no hubo chovinismo que valiera. Decenas de periodistas volamos a la sede de los Bafta, la Royal Academy of Arts.
En la sala David Lean (nada menos), asistimos a una presentación de Ghost Recon. Wildlands en la que las cartas quedaron sobre la mesa. Ubisoft quiere demostrar que se lo curra tanto como Netflix. Uno a uno, los responsables artísticos de Wildlands nos vendieron su trabajo. Lo hicieron bien. Desde un viaje exhaustivo por Bolivia hasta la investigación y consultoría con exagentes secretos, periodistas y hasta exnarcotraficantes. También impresionaba la recreación exhaustiva de una palabra que se está imponiendo en estos videojuegos con ambición de recrear mundos: bioma, es decir, las unidades ecológicas que determinan fauna, flora y clima. Hasta 11 se pueden apreciar en este nuevo Ghost Recon.
La rúbrica fue proyectar un documental que acompaña al juego, Wildlands, de excelente factura y valor periodístico. Entrevistas con Popeye —el matón de Escobar—, George Jung ­—el pijo hippie que inventó cómo transportar la coca de Escobar a EE UU y al que interpretó Johnny Depp en Blow— y un largo etcétera de rostros anónimos en la guerra contra el cartel de Medellín. A pesar del excesivo personalismo en su narrador, el escritor y brillante entrevistador Rusty Young, Wildlands demostró tener dientes, sin ahorrar en crudeza —cuando se describe la corbata colombiana, un método de tortura grotesca de los narcos consistente en extraer la lengua por la garganta abierta de la víctima— o en preguntas afiladas —la duda que planta la esposa de un narco y posteriormente confesora de la DEA, que afirma que la agencia estadounidense solo movilizaba efectivos cuando sabían que había dinero de entregas de por medio que se podía incautar para financiar a la propia agencia—.
Mi momento favorito, la reflexión sobria, triste, extremadamente humana e inesperada de un Navy Seal reconvertido en barman de pequeño pueblo americano, la duda de si toda esa lucha y violencia servía para algo cuando la depresión económica y social hace de las drogas un placebo para los más débiles. Dicho exmilitar subió luego al escenario y dijo tanto o más con sus silencios de las huellas que deja la guerra del narcotráfico que las imágenes más explícitas de una matanza entre sicarios.
La estrategia Rorschach
El colofón, como siempre, las entrevistas. En mi caso, con un solo objetivo en mente. Comprender al detalle cómo se crean los sandbox, estos juegos que con la potencia gráfica actual se están convirtiendo en lo imperante para las grandes superproducciones. Se trata de recrear mundos en los que el jugador pueda perderse, inmensas masas geográficas que no dividen (aparentemente) el espacio de juego en una sucesión de niveles, sino que ofrecen todo ese espacio para que sea la iniciativa del jugador la que defina la experiencia de juego.
Ubisoft tiene un método probado que ha marcado escuela y que otros juegos notables ­—el reciente Horizon Zero Dawn, por ejemplo—replican. La estructura que se la da a este mundo gira en torno a lo geográfico, a lo espacial. La distribución de objetivos en un mapa es lo que permite navegar y comprender el mundo, desde dónde está lo urbano y lo natural hasta qué fauna compone cada región. Los mundos de Ubisoft son mundos de brújula, donde el icono que representa cada contenido interactuable es la base que estructura la experiencia del jugador.
El pilar que sustenta un mundo como el de Wildlands, con kilómetros y kilómetros que explorar, es cómo se diseña de antemano la producción. Han sido cinco años de producción para un equipo de cientos de personas. “Cuando haces sandbox, diseñas capa por capa. Por lo que tienes que tener muy claro desde el comienzo cuáles son esas capas, porque en términos de producción sería un desastre que descubrieras a la mitad que una de ellas era inestable. Es como una tarta, si rompes una capa, te cargas la que está por encima o debajo”, explica Benoit Martínez, jefe de arte y también director de tecnología en este proyecto.
Martínez subrayó el funambulismo entre dos tendencias que tiran en direcciones opuestas en un sandbox: el equilibrio entre el fotorrealismo y la interactividad. “Tienes que tener herramientas. Nosotros tenemos muchas herramientas internas que nos permiten iterar rápidamente. Si queremos representar un bioma en concreto, por ejemplo, un bosque, tenemos que poder recrear con algoritmos y visualmente algo que se sienta como un bosque realista. Pero luego hay que forjarlo como un área de juego que satisfaga al usuario y a la vez no perder lo estético o documental. La regla de oro para nosotros, cuando diseñamos en mundo abierto, es: si el jugador elige una dirección al azar para llegar a un objetivo, todo tiene que estar diseñado para que disfrute el camino”, abundó el artista.
Hablando con Martínez me percaté, una vez más, de la enorme diferencia entre cómo se plantea una película o una novela y cómo hay que abordar un videojuego para que funcione. Una frase en concreto de este creador se me quedó grabada. “Cuando diseñas para este medio, tienes que dejarte sorprender por el resultado”. Esto significa que los artistas conceptuales que diseñan la belleza del escenario, los directores de fotografía que trabajan para que la luz tenga un efecto cinematográfico, los compositores que dosifican la estructura y tensión musical dependiendo del momento de juego, son todos esclavos del diseño. Del proceso iterativo. No se trata nunca de hacerlo bien a la primera. Sino de probar e ir ajustando.
“Es imposible diseñar a la perfección, de cero, un área de juego en 360 grados. Pongamos que tenemos un valle atravesado por una carretera. Al observarlo desde el editor nos damos cuenta de que la vista desde la carretera impresiona. Decidimos ubicar un pueblo en el valle. Pero si hay un pueblo, tiene que haber agua. Así que debemos diseñar un río que irrigue el terreno. Cada capa prefigura la siguiente. Es como un test de Rorschach. Frente a la página en blanco, cuesta imaginar. Pero ante una mancha puedes empezar a ver una estructura definida”, asevera Martínez.
El peso de la responsabilidad
Un síntoma de madurez de un medio es cuán ágiles tiene los reflejos ante las preguntas complicadas. Cuanto antes esquiva o ataja el entrevistado una pregunta complicada. Recuerdo hace año y pico cómo se defendió Marc Alexis Coté, director de Assassin’s creed syndicate, ante una pregunta que ponía nerviosa a su compañía. Resulta que Jean-Luc Mélenchon, líder de la izquierda francesa, había cargado contra Assassin's creed unity por su retrato de la figura de Robespierre y descripción de la Revolución Francesa como un baño de sangre. "La denigración de la gran Revolución es un juego sucio que busca instigar sentimientos apátridas y profundizar en el decline de los franceses". Lo había hecho en el parlamento francés, exigiendo una responsabilidad cultural a Ubisoft, lanzándole un guante para que se defendiera. Ubisoft atajó el tema metiéndose en el caparazón con un tibio: “Assassin’s creed no es una lección de historia”.
Para mi sorpresa, Coté me entró al trapo en vez de disculparse tibiamente y pasar a la siguiente pregunta: “Es algo bueno. Estoy seguro de que muchos franceses revisaron la historia de la revolución y la figura de Robespierre a raíz de esta controversia. Genera debate y agitación y eso tiene mucho que ver con la eterna cuestión de si los videojuegos son o no un arte. Que un videojuego cree polémica histórica, prueba la madurez del medio”. Madurez es la palabra clave.
En este evento de presentación de Wildlands los reflejos de Dominic Butler, principal game designer del juego, fueron ágiles. Hay un flanco por el que es fácil poner en tela de juicio todo el trabajo de investigación y de recreación social y cultural de esta obra. Por mucho que se haya viajado a Bolivia, hablado con todas las partes implicadas y elaborado una narrativa de Plata o plomo rica en detalles, la interacción principal en manos del jugador sigue siendo la de siempre: matar. ¿Banaliza ese objetivo el tema tratado?
Respuesta de Butler: “Desde el principio quiero dejar claro una máxima: Ghost Recon Wildlands es una obra de ficción. Es un trasfondo que nos deja someter a los Ghost Recon —la fuerza especial norteamericana a la que encarna el jugador— a una situación límite. Sí, dedicamos un enorme esfuerzo a la investigación y documentación tanto de la narrativa como al mundo. Viajamos a Bolivia, recreamos su cultura y sus gentes con toda la fidelidad de que fuimos capaces. Pero, a la postre, sigue siendo eso, una ficción”. Chapeau para los reflejos de Butler. Dignos de los de Netflix cuando se enfrenta a la controversia por cambiar hechos de la vida y milagros de Pablo Escobar.
Con el eco de esta respuesta volé de nuevo a Madrid. Los videojuegos ya no son, para bien y para mal, nicho de minorías. No compiten ya contra sí mismos. Ocupan los mismos territorios de conversación, y en ocasiones con más éxito e impacto, que cine y televisión. Compiten más contra la última genialidad de un cineasta o de la HBO, Netflix, AMC y cía que contra sí mismos. Por eso que las puestas de largo sean en la sede de los BAFTA y no en un enorme stand de farándula y que el marketing que los acompaña sea un documental de indudable valor periodístico es un síntoma esperanzador. Luego la obra será mejor o peor, pero al menos la seriedad de quienes la defienden, a las duras y las maduras, no quedará en entredicho.





LA UE ANUNCIA NUEVO ENFOQUE EN COOPERACIÓN CON BOLIVIA TRAS NUEVA LEY DE COCA

El Diario de España (www.eldiario.es)
                                                                         
El jefe de la Delegación de la Unión Europea (UE) en Bolivia, León de la Torre Krais, señaló hoy "la necesidad de reenfocar la cooperación" en la lucha antidrogas tras la promulgación de una ley que aumenta hasta 22.000 hectáreas los cultivos de hoja de coca permitidos en el país andino.
De la Torre se expresó de esta forma tras una reunión organizada por la ONU en La Paz a la que asistieron el canciller boliviano, Fernando Huanacuni, y los ministros de Gobierno (Interior), Carlos Romero, y de Desarrollo Rural y Tierras, César Cocarico.
En declaraciones a los medios, el embajador europeo expresó su "preocupación" por "el aumento de las zonas de cultivo" de hojas de coca en Bolivia, y mencionó "la necesidad de reenfocar" la cooperación de la UE para hacer "más efectiva" la lucha antidrogas.
Recalcó que "la UE lleva años comprometida en la cooperación para la reducción de la producción y sobre todo del excedente de la hoja de coca", aunque advirtió que los objetivos acordados para definir los presupuestos de la ayuda cambiaron con el nuevo marco legislativo.
"Estos objetivos, con esta nueva ley, nos resultan inalcanzables, con lo cual tenemos que reformular nuestra cooperación para seguir apoyando a Bolivia y ayudar a conseguir reducir el excedente de coca que se convierte en cocaína (y evitar que) llegue sobre todo a los países europeos", remachó.
El presidente Evo Morales promulgó el miércoles una ley para aumentar las plantaciones legales de coca de 12.000 a 22.000 hectáreas, legalizando 7.700 en la zona central del Chapare, un área de cultivo no tradicional donde, según apuntan diversos estudios internacionales, la mayoría de la producción no pasa por mercados legales.
El Gobierno boliviano ha justificado que el aumento cubrirá el consumo legal en el mercado interno y servirá para la producción de derivados lícitos de la planta y su exportación a países vecinos.
De la Torre afirmó que durante los últimos años hubo una reducción de la superficie cultivada de coca que "ha permitido continuar con cierto optimismo esta cooperación".
El diplomático aseguró que "la Unión Europea quiere seguir cooperando con Bolivia" en la tarea de reducir los cultivos, y va a aprovechar el ofrecimiento del Gobierno "de ampliar los ámbitos de cooperación" para "hacer uso de los nuevos instrumentos que ofrece el ámbito legislativo" y realizar nuevos estudios.
El objetivo de estos nuevos estudios es cuantificar la producción de hoja de coca en el país, determinar qué cantidad es necesaria para el uso tradicional -el que, junto a algunas aplicaciones farmacológicas y alimenticias, se permite en Bolivia- y optimizar los instrumentos jurídicos contra el narcotráfico.
Una fuente del departamento de comunicación de la UE en Bolivia explicó a Efe que la reorientación de la cooperación europea con Bolivia significará aumentar los recursos para la lucha directa contra el narcotráfico en perjuicio de los esfuerzos en desarrollo integral.
La cooperación de la UE con Bolivia comprende un programa de seis años por 261 millones de euros (276 millones de dólares) vigente hasta 2020.
Solo para el programa antidroga, la UE ha comprometido un desembolso de 30 millones de euros (31,75 millones de dólares) para este año.
No obstante, algunos desembolsos están condicionados al cumplimiento de compromisos internacionales de reducción de cultivos de hoja de coca que no se van a alcanzar con esta nueva ley.
En declaraciones a los medios, el ministro Romero reclamó hoy "golpear la oferta y la demanda" de droga e insistió en que Bolivia pide "permanentemente esfuerzos para golpear la demanda".
El ministro sugirió a la UE "desarrollar también indicadores de la demanda" del consumo de cocaína.





PROYECTO TURÍSTICO UNIRÁ A BOLIVIA, PERÚ Y ECUADOR
                                                                        
Un 79 por ciento del presupuesto lo financiará la cooperación italiana.

Publimetro de Perú (www.publimetro.pe)

El proyecto turístico de rutas o caminos prehispánicos Qhapaq Ñan unirá a Bolivia, Perú y Ecuador, confirmó este jueves la ministra de Culturas y Turismo de la nación andino-amazónica, Wilma Alanoca.
Un total de 15 comunidades del altiplano boliviano se verán beneficiadas con el circuito: Desaguadero, Guaqui, Tiawanacu, Laja, Viacha, Pucarani, Escoma, Ancoraymes, Achacachi, Puerto Carabuco, Batallas, Puerto Acosta, Huarina, Palca y Yanacachi, precisó la alta funcionaria.
Esas poblaciones son los principales componentes de la iniciativa, distribuida en tres rutas importantes, para el desarrollo de capacidades locales en la promoción del turismo cultural comunitario integral, con una inversión de un millón 257 mil dólares.
Alanoca aclaró que el itinerario da continuidad a proyectos de la anterior gestión y destacó su importancia para fortalecer las alianzas logradas con países hermanos.
Un 79 por ciento del presupuesto lo financiará la cooperación italiana y un 6,74 por ciento el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), este último ejecutor de la oferta turística. El resto del costo corre a cargo de los tres países participantes.
‘El turismo no es solo parte de nuestro patrimonio material e inmaterial, sino también es fuente de empleo, fuente de ingresos económicos que mejorarán la vida de nuestros hermanos de las provincias’, subrayó la ministra.
Alanoca presentó la iniciativa junto a Antonela Scarmesia, coordinadora de la cooperación italiana; y Mauricio Ramírez, representante residente del PNUD en Bolivia y de las obras de impulso a las capacidades locales en la promoción del turismo cultural comunitario integral.





EL CONO SUR SE ALÍA PARA PROMOVER EL TURISMO INTERNACIONAL EN LA REGIÓN

El Economista de España (www.eleconomista.es)
                                                                                       
Los países del Cono Sur presentan en la ITB de Berlín, la mayor feria turística del mundo, sus diferentes ofertas de viajes con el expectativa de seducir al turista internacional, un objetivo para el que se presentan en forma de dos grandes alianzas regionales.
La estrategia es promocionar nuevos destinos que vayan de la mano con un público más amplio y que involucren vida en la naturaleza, aventura e historia.
"Una de las vetas que estamos explotando es el turismo conjunto con los países de la Alianza Pacífico", la iniciativa de integración que une a Perú, Colombia, México y Chile, afirmó a Efe el agregado Comercial y Director de ProChile Alemania, Diego Torres, minutos después de que los embajadores de los países miembros inauguraran de forma conjunta cada uno de sus pabellones en la ITB.
El país transandino presenta en su catálogo de sitios para recorrer en el norte a los desiertos de Atacama, el Valle del Elqui, conocido por sus zonas vitivinícolas, y en su extremo sur, los glaciares.
"Respecto a lo intercontinental, tenemos la Isla de Pascua y por otra parte, el turismo antártico", afirmó Torres, que estimó en 7 millones los foráneos que llegan cada año al país.
En términos similares se expresó Roberto Palais, Secretario Ejecutivo del Instituto Nacional de Promoción Turística (Inprotur) argentino, quien afirmó a Efe que "para promocionar el país en los mercados más lejanos, se presenta la región como una unidad".
"Del otro lado del mundo visitan la región, no visitan Argentina. En otras ferias ya vamos con pabellones conjuntos con países del Mercosur. Ahora también somos observadores de la Alianza del Pacífico, por lo cual eventualmente trabajaremos con ellos en la integración", agregó.
Argentina tuvo un repunte de las visitas foráneas en 2016, estimadas en 5,4 millones.
"Hay un objetivo para 2019 de llegar a los 9 millones, para lo cual se está trabajando en esa línea que mucho tiene que ver con aumentar la conectividad aérea. Hay un trabajo muy importante del Gobierno nacional para que nuevas aerolíneas ingresen al país, algunas se están logrando y la clave es tener más asientos de avión", afirmó Palais.
El país se posiciona con sus clásicos, como las cataratas del Iguazú, la ciudad de Buenos Aires, Mendoza con sus rutas del vino, Bariloche, Salta, Jujuy y Tucumán, y suma a la lista los Esteros del Iberá y la zona selvática del Chaco.
A metros del puesto argentino, y con el centenario tango La Cumparsita sonando de fondo, el subsecretario de Turismo de Uruguay, Benjamín Liberoff, afirmó que la llegada de visitantes a su país "en estos dos meses es la más alta desde que tenemos registros".
"Sabemos que más de un millón de personas vinieron, básicamente de Argentina y Brasil, que juntos suman el 85 %. Además ha crecido mucho el flujo desde Chile", declaró Liberoff a Efe.
"Venimos a promover junto con Argentina y Paraguay lo que hemos estructurado en la ruta jesuítica. Es una forma de integrar el patrimonio histórico del sur, distinta a la que existía desde el ángulo de las ruinas incaicas", sostuvo.
Por su parte, Patricia San Pablo, coordinadora de Mercados Internacionales de Bolivia, declaró a Efe: "estamos creciendo desde hace varios años. No generamos turismo de masas, formamos parte del grupo de multidestinos de América del Sur".
"Pero apuntamos a vender a Bolivia como destino único. Nuestras regiones son muy diferentes, lo que nos permite aumentar la oferta, sobre todo para los europeos. Son 50.000 turistas que llegan al año", agregó.





SE CONOCIERON DETALLES DEL ADOLESCENTE QUE QUEMARON VIVO EN BOLIVIA ACUSADO DE VIOLAR Y ASESINAR A UNA NIÑA DE 7 AÑOS

Misiones Online de Argentina (www.misionesonline.net)
                                                               
Una turba quemó vivo a un adolescente de 16 años acusado de ser el principal sospechoso de la violación y asesinato de una niña de siete años en un poblado de la región boliviana de Potosí (suroeste), informó hoy una fuente policial.
El suceso ocurrió el fin de semana en la localidad de Toro Toro, durante las celebraciones de Carnaval, dijo a los medios el comandante departamental de la Policía en Potosí, Marco Encinas.
Según las investigaciones preliminares, la niña fue vista conversando el sábado con el adolescente en un desfile folclórico de carnaval y un día después, el cuerpo de la menor fue hallado a orillas de un río cercano a Toro Toro, con signos de violencia.
La Policía detuvo al adolescente y lo llevó a un recinto policial para tomar su declaración, pero al enterarse del suceso, los pobladores acudieron al lugar para hacer justicia por mano propia.
“Cuando se estaban tomando las declaraciones a los testigos en la localidad de Toro Toro, agredieron a todas las personas que estaban en el interior del recinto policial, sacaron al aprehendido y procedieron a quemarlo en las puertas de la unidad policial”, explicó Encinas.
Agregó que la fiscal asignada al caso, el médico forense y los policías del pueblo “no pudieron hacer más nada porque la turba estaba completamente enardecida”, por lo que tuvieron que permanecer “al margen de estos hechos”.
Los casos de linchamientos son relativamente habituales en el área rural y algunos barrios periurbanos de Bolivia.
En ocasiones, quienes cometen los linchamientos se justifican por la “justicia comunitaria”, reconocida en la Constitución boliviana de 2009, pero las autoridades han explicado varias veces que ese sistema judicial no admite castigos brutales ni la pena de muerte.
El ministro de Justicia, Héctor Arce, lamentó y condenó hoy tanto la violencia ejercida contra la niña asesinada como el hecho de que “la sociedad se tome la justicia por las propias manos”.
Sostuvo que consterna a las autoridades el linchamiento de una persona “que sigue teniendo derechos más allá del crimen que haya cometido y que se presume inocente hasta que no haya un juicio justo” y que debe merecer una profunda investigación.
Recordó que en un encuentro nacional celebrado en 2016 para analizar reformas judiciales se planteó castigar con cadena perpetua los casos de violaciones de niños seguidos de muerte.
“El Estado se está preocupando por esta situación (…), pero lo que no se puede tolerar es que se tome la justicia en propia manos”, insistió la autoridad, quien expresó su confianza en que la fiscalía hará una “profunda investigación” de ambos sucesos.





TARAPACÁ: ALZA DE CONTRABANDO DE PRODUCTOS AGRÍCOLAS DESDE BOLIVIA GENERA PLAGA DE MOSCA DE LA FRUTA

El Mercurio de Chile (www.economiaynegocios.cl)
                                                   
Las incautaciones de fruta ingresada por pasos no habilitados crecieron de 9.619 kilos en 2014 a 22.960 kilos en 2016. Solo en lo que va de este año ya se han decomisado 11 mil kilos.
Más de 200 funcionarios del Servicio Agrícola Ganadero (SAG) de cuatro regiones del país fueron redestinados a Tarapacá para apoyar el control de la plaga de mosca de la fruta ( Ceratitis capitata ) generada por productos agrícolas ingresados por pasos no habilitados desde Bolivia. Las localidades afectadas son Pica, Alto Hospicio e Iquique, en las que ya se han encontrado 42 focos del insecto, y pese a que aún no son infectadas las producciones locales, se adoptaron medidas cuarentenarias para evitar su propagación.
El protocolo de control incluye que los agricultores de Pica están impedidos de vender fruta fuera de la región si sus cultivos están a menos de 200 metros de uno de los focos; y si están fuera de ese perímetro, las cosechas deberán ser revisadas y autorizadas por el SAG.
También se instalaron barreras fitosanitarias móviles para controlar los accesos a las aduanas de Quillagua, El Loa, la ruta Huara-Colchane y una fija en el aeropuerto de Iquique. Se han instalado mil trampas, se han censado 6.300 casas en busca de nuevos focos y se hicieron pruebas en dos toneladas de fruta, sin encontrar evidencia de algún foco larvario.
El director regional de SAG Tarapacá, César Cardozo, aseguró que hasta ahora los hallazgos no se encuentran en la producción local, por lo que el escenario "responde al ingreso clandestino de productos agrícolas que vienen infestados con la plaga, y que cuando no son vendidos, son abandonados en descomposición y ahí el insecto completa su ciclo biológico".
El mango, por ejemplo, ingresa a Chile en forma clandestina con un valor de $200 por kilo y es comercializado de manera subrepticia en ferias locales por un valor hasta 10 veces superior, o incluso más, cuando se hace pasar por un producto originario de Pica.
La plaga mantiene en alerta a los agricultores de la zona, quienes, a pesar de ser una época de baja producción, temen que se expanda. "Las personas que ingresan fruta de contrabando hacen mucho daño, hemos trabajado duro para conseguir denominación de origen de nuestros productos y esto nos afecta mucho", explicó Gerardo Cervellino, presidente de la Cooperativa Agrícola de Pica.
El problema va en ascenso. Si en 2014 fueron incautados 9.619 kilos, el año pasado sumaron 22.960 kilos, y solo en lo que va de este ya se han decomisado 11 mil kilos. Los productos más confiscados corresponden a limones, mangos y plátanos.
Pablo Ibarra, subprefecto de la Brigada de Delitos Medioambientales de la PDI, explicó que trabajan en conjunto con el SAG y otros servicios públicos para controlar el ingreso desde Bolivia y fiscalizando las ferias, "pero sin duda se aprovechan los pasos no habilitados de la región para ingresar los productos".





LOS 5 BENEFICIOS DE LA MACA

Antena 3 de Argentina (www.antena3.com)
                                                       
Extraída de las montañas andinas en Perú y Bolivia, la maca es una planta herbácea que en los últimos años ha aumentado su popularidad y su consumo. ¿La razón? Es rica en la fibra, el almidón, los carbohidratos, el hierro o los ácidos grasos. Va camino de convertirse en el superalimento de la temporada. Por eso, a continuación, te contamos cinco de sus beneficios.
1. Estimula la fertilidad
La maca aumenta la libido por su actuación sobre el hipotálamo y la hipófisis; mejorando así los niveles de testosterona, progesterona y la DHEA (la hormona de la juventud). Además de ser un afrodisiaco, favorece la producción de la leche materna.
2. Regula la función del sistema endocrino
Es una potente hierba curativa. Se utiliza desde hace siglos para moderar las glándulas que producen hormonas para el cerebro o el sistema nervioso. Mejora las facultades memoriales, las funciones básicas del organismo y el sentido de la vista.
3. Mejora el sueño
Consumir su raíz puede ayudar a conciliar el sueño profundo. Las terpenoides y saponinas tienen un efecto analgésico, incluidas en la maca, que consigue una sensación sedante en el cuerpo.
4. Favorece el equilibrio hormonal
Ayuda a paliar los síntomas del síndrome premenstrual y menopaúsicos producidos por los desajustes hormonales.
5. Aporta energía y vitalidad
La maca ayuda en situaciones de estrés por ser un adaptógeno; es decir: incrementa la capacidad del cuerpo para combatir situaciones de debilidad física y apoya a las glándulas suprarrenales.





LA DEFORESTACIÓN DE LA AMAZONÍA REGRESA CON FUERZA

Biodiversidad de España (www.biodiversidadla.org)

"Detrás de la deforestación hay una estrategia de empresas alimentarias multinacionales para conseguir sus productos agrícolas de regiones cada vez más remotas del mundo. Estas áreas usualmente tienen protecciones legales débiles".
En la zona brasileña, la tala de árboles aumentó en 2015 por primera vez en una década y la demanda de soya y otros productos sembrados en la selva ha provocado una deforestación similar en Bolivia, lo que implica un retraso en el combate contra el cambio climático.
Hace unos meses, un representante de la multinacional Cargill visitó esta colonia remota al este de Bolivia, junto a la parte más sureña de la cuenca del río Amazonas, para hacer una oferta atractiva.
El representante del gigante agrícola estadounidense dijo que este quería comprar los granos de soya de los habitantes menonitas de la colonia. La empresa financiaría un almacén local y estación de pesaje para que los granjeros vendieran su producto directamente a Cargill desde el sitio, según dijeron los residentes.
Uno de ellos, Heinrich Janzen, empezó a despejar partes del bosque de la parcela de 14 hectáreas que compró a finales de 2016, todo para que la soya estuviera lista para mayo. “Cargill nos quiere comprar”, dijo Janzen, de 38 años, mientras humeaba parte de la vegetación que había quemado. La soya está en alta demanda. Cargill es una de varias multinacionales que quiere comprar en la región, dijo Janzen.
A una década de que empezaran a calar las campañas para salvar a la Amazonía y se instauraran cambios que redujeron la deforestación en la cuenca del río, comienza a regresar con fuerza la actividad de tala. Esta, impulsada por un creciente apetito por la soya y otros productos agrícolas, también aumenta el peligro de una recaída de los esfuerzos para preservar la biodiversidad y combatir el cambio climático.
En la Amazonía brasileña, el bosque tropical más grande del mundo, la deforestación aumentó en 2015 por primera vez en una década, al sumar casi 800 mil hectáreas entre agosto de ese año y julio de 2016. El año anterior la cifra era de 620 mil hectáreas; en total representa un aumento de 71 por ciento en comparación al 2004, según estimados del Instituto Nacional de Investigaciones sobre el Espacio.
Al otro lado de la frontera, en Bolivia, donde hay menos restricciones contra el allanamiento de tierras, la deforestación también se ha acelerado.
Alrededor de 350 mil hectáreas fueron deforestadas, en promedio, cada año desde 2011, según la ONG Centro de Documentación e Información Bolivia. Esa cifra ha aumentado desde las 148 mil hectáreas deforestadas anualmente en los noventa y las 270 mil hectáreas registradas en promedio durante la década del 2000.
Un nuevo estudio de un grupo ambientalista señala que ahora hay indicios de tala a gran escala por parte de agricultores brasileños y bolivianos que comercian soya con Cargill. El grupo, Mighty Earth, usó imágenes satelitales e información de cadenas de suministro del Stockholm Environment Institute para identificar la deforestación en Brasil donde solo comercian dos empresas estadounidenses, Cargill y Bunge. El mapa de cadenas de suministro utiliza datos de aduanas, envíos y almacenes, además de datos de productividad de las alcaldías brasileñas.
De acuerdo con el análisis de Mighty Earth, las áreas de la sabana brasileña en las que opera Cargill, una región llamada el Cerrado, registró una deforestación de alrededor de 130 mil hectáreas entre 2011 y 2015. Mighty Earth también halló que en zonas donde opera Bunge, otro gigante agrícola, se perdieron más de 567 mil hectáreas en ese mismo periodo.
En el caso de Bolivia, donde no están disponibles los mapas de cadenas de suministro, Mighty Earth envió a sus empleados a zonas donde hay comercio con Cargill y usó drones para registrar el allanamiento de tierras y sabanas cerca de donde hay silos de la multinacional.
Dichos reportes sobre la deforestación en la zona se dan pese a un acuerdo firmado hace tres años por varias multinacionales, llamado New York Declaration of Forests, que incluía un pacto para “eliminar la deforestación en producciones de bienes agrícolas como aceite de palma, soya y productos bovinos para 2020”.
Cargill y Bunge dijeron que el reporte sobreestima su papel en la deforestación de la región, dada su participación en los cultivos de soya en las zonas bolivianas y brasileñas que fueron revisadas. Y la soya es solo uno de los productos que han fomentado la deforestación, dijo Stewart Lindsay, el vicepresidente para asuntos globales de Bunge.
“Una empresa por sí sola no puede resolver este asunto”, dijo. “Un paso positivo sería que más compañías adopten compromisos de cero deforestación, apliquen controles para bloquear que los cultivos de áreas ilegalmente despejadas formen parte de sus cadenas de suministro, reporten de manera pública su progreso e inviertan millones de dólares para apoyar los planes para cultivos sostenibles. Todo esto lo ha hecho Bunge”.
El director ejecutivo de Cargill, Davic MacLennan, dijo en entrevista que la empresa estudia las acusaciones de deforestación vinculadas a sus operaciones. “Si hay algo ahí, si se corrobora, haremos algo al respecto. Si no es cierto, no es aceptable”.
Prioridades nacionales:
El despeje de las áreas boscosas y los incendios que acompañan la actividad generan una décima parte de todas las emisiones globales de contribuyen al calentamiento global, según la Union of Concerned Scientists.
Solo el 15 por ciento de la cubierta forestal del mundo sigue intacta, de acuerdo con el World Resources Institute. El resto ha sido despejado, está degradado o se encuentra en fragmentos, lo que ha devastado ecosistemas y desplazado a varias comunidades indígenas, dicen científicos.
Detrás de la deforestación hay una estrategia de empresas alimentarias multinacionales para conseguir sus productos agrícolas de regiones cada vez más remotas del mundo. Estas áreas usualmente tienen protecciones legales débiles.
La Amazonía brasileña, parte central del movimiento global por la conservación de los bosques, tiene cada vez más protecciones, como una anunciada en 2006 contra despejar zonas para cultivos de soya. Entre ese año y el 2015, la deforestación de la Amazonía en Brasil se redujo en dos tercios, según Mongabay, sitio web especializado en medioambiente y el cual basó sus datos en datos del Instituto Nacional de Investigaciones sobre el Espacio y la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura.
Sin embargo, el aumento desde entonces ha dejado claro que el progreso no está asegurado.
Brasil está al tanto de los retos, dijo Everton Lucero, el secretario de Cambio Climático y Calidad Medioambiental de Brasil.
“Estamos muy incómodos con las malas noticias de que ha habido un aumento en la deforestación y estamos tomando todas las medidas posibles para revertirlo hacia el próximo año”, dijo Lucero. Las bajas en presupuesto por la crisis económica en el país, dijo, han dificultado la revisión de los bosques.
Cuando viajan a regiones remotas “a veces las unidades de control y orden se quedan sin combustible para los helicópteros”, dijo. “Esperemos estar pronto en el camino a la recuperación”.
Mientras tanto, Bolivia vive otra situación. El presidente Evo Morales ha hecho una prioridad el asegurar la “soberanía alimentaria”, lo que ha significado una expansión agrícola en el país. Hay pocas protecciones forestales y la Autoridad de Fiscalización y Control Social de Bosques y Tierra tiene responsabilidades que a veces chocan entre sí, como regular el uso de tierras, la agricultura y el dar las concesiones para cultivar y talar. El país dice que espera despejar cinco millones de hectáreas forestales para 2025 para convertirlas en parcelas de cultivo.
“El bosque es visto como tierra inútil a la que se necesita darle uso”, dijo Nataly Ascarrunz, del Instituto Boliviano de Investigación Forestal, un esfuerzo de monitoreo conjunto del gobierno del país andino y la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional.
“Hay mucha presión para que haya desarrollo económico”, dijo Ascarrunz. “Cuando los recursos fluyen, la producción se da y la gente tiene trabajo. Es difícil argumentar contra eso”.
Hacia 2030:
Víctor Yucra, director general de gestión de la autoridad forestal boliviana, recalcó la necesidad de que el gobierno ponga en una balanza la protección de sus bosques con las necesidades del sector agrícola.
“Nuestra preocupación es asegurar que la producción agrícola intensiva se dé dentro de un marco que también implique un cultivo sostenible y protección para los bosques que quedan”, dijo Yucra.
MacLennan, el director ejecutivo de Cargill, inicialmente fue celebrado por ambientalistas por prometer expandir la promesa de no deforestación que hizo para el aceite de palma a todos los productos que maneja la empresa. Tal anuncio fue calificado como la promesa más abarcadora en materia ambiental hecha por una empresa agrícola grande.
“Ves hacia abajo y solo hay un bosque hermoso”, dijo al describir un viaje de negocios a Brasil el año pasado, durante el cual vio la Amazonía desde su ventana. “Kilómetros y kilómetros de bosque. Pero también hay grandes pedazos de tierra. El café contrasta con el verde”.
“Cuando lo ves”, añadió, “es como: ‘Caray, eso es lo que pasó’. Me impactó cuando lo vi a plena luz del día, el impacto de la deforestación”.
Cargill sí ha invertido millones para verificar que el aceite de palma que usa viene de cultivos establecidos, no de tierras recién despejadas del bosque, según un experto que colabora con la empresa y pidió mantener el anonimato. Pero Cargill ha sido menos agresivo al implementar la promesa con otros productos, indicó.
Ahora, grupos ambientalistas acusan a la multinacional de retractarse de su fecha límite de 2020, establecida en el New York Declaration of Forests. En declaraciones recientes, Cargill adoptó el 2030 como fecha límite para eliminar la deforestación de su cadena de suministro.
“Están malinterpretando la declaración a propósito”, dijo Glenn Hurowitz, director ejecutivo de Mighty Earth. “Están rompiendo su propia promesa”.
MacLennan dijo que Cargill mantiene su compromiso con eliminar la deforestación en el suministro de aceite de palma, producto que es usado en comida, detergentes y hasta cosméticos. Pero, dijo, Cargill siempre entendió que la declaración le daba a los signatarios hasta 2030 para tener una deforestación cero en todos sus productos.
“No creo que yo u otros tomáramos cuenta de la complejidad tan vasta de la tarea”, dijo. “Digamos que estamos comprando o intercambiando una comida hecha a base de soya. ¿De dónde vino la soya? Quizá no compramos eso de manera directa, no sé”.
Para Holly Gibbs, experto en deforestación tropical y agricultura de la Universidad de Wisconsin en Madison, dijo que el cambio hacia 2030 es devastador. “Si esperamos para entonces, ya no habría bosques”.
Fuego y agua:
En el campo recién despejado de Janzen, todavía humeaban tiras largas de tierra cultivable rodeadas por vegetación.
El agricultor menonita, con ayuda de dos personas, pasó todo el día escarbando raíces en la tierra, en medio de montones de leña humeantes. Había tirados una mezcla de árboles con troncos delgados, pimpollos, arbustos, vid y raíces. Algunos de los troncos tenían tajos donde la topadora había hecho contacto y los había empujado hacia el piso.
Más lejos en el terreno había escombros que serían utilizados para la quema. “Si no llueve, quemaré el resto mañana”, dijo Janzen.





LENIN, LA OTRA REVOLUCIÓN EN ECUADOR

El Tiempo de Colombia (www.eltiempo.com)

Por: Mauricio Jaramillo Jassir.- No hay momento más dramático para la Revolución Ciudadana de Rafael Correa que el actual. La situación no podría ser peor para el oficialismo, congregado alrededor de la coalición de movimientos de izquierda Alianza PAIS, y por cuenta del dramático resultado de la primera vuelta de las elecciones presidenciales, el pasado 19 de febrero. A Lenin Moreno, ex vicepresidente de Correa y candidato de esa colectividad, lo separaron menos de dos puntos de la ansiada victoria en la ida.  El correismo sufrió un duro revés por cuenta no solo de verse obligado a ir al balotaje el 2 de abril, con todas las fuerzas políticas congregadas para derrotarlo, sino que el retraso del Consejo Nacional Electoral para anunciar los resultados, empoderó  a Guillermo Lasso, candidato del CREO -Creando Oportunidades-, movimiento opositor, quien encontró en dicha circunstancia el motivo perfecto, para acusar al régimen de preparar un fraude, algo que sin duda, jamás se contempló desde las filas de la llamada Revolución Ciudadana. 
Mucho se preguntan, si Moreno ganó en primera vuelta con una ventaja de más de diez puntos, ¿por qué el panorama luce tan complejo para el oficialismo? Tres razones explican la justificada inquietud de Alianza PAÍS. En primer lugar, ningún candidato de la primera vuelta ha anunciado su apoyo a Moreno. Se esperaba que Paco Moncayo de la Izquierda Unida, desistiera de anunciar su voto, dejando en libertad a los más de medio millón de ecuatorianos (6,7% de los votantes del 19 de febrero) que eligieron su opción. No obstante, el mensaje del aspirante fue contundente: elegir a Lasso es la manera más expedita de deshacerse de Correa. Mensaje directo que seguramente tendrá efectos el 2 de abril. A eso se suma el apoyo expreso de Cynthia Viteri del Partido Social Cristiano y quien obtuvo más de medio millón de votos.
En segundo lugar, preocupa  la polarización de los medios que como se ha vuelto costumbre en América Latina, poco a poco han venido copando espacios políticos, y el tono con el que participan en la contienda electoral va subiendo. No hay que olvidar que en 2011, Correa mediante consulta popular, reformó el sector con una ley duramente criticada por medios que siguen la figura de monopolios económicos, sin ningún control. Los enfrentamientos entre prensa y gobierno no han dejado de aparecer, afectando seriamente la imagen de la administración Correa. De nada ha valido la defensa enérgica de Julian Assange, pues se interpreta como una apuesta demagógica para salvar la imagen.  
Y para rematar el mal momento del gobierno, América Latina parece inclinarse hacia un ciclo de administraciones pragmáticas que en nada se interesan por el progresismo. Junto a Bolivia, Ecuador es de los pocos que puede cerrar el proceso histórico, con indicadores irrefutables de desarrollo: reducción de la concentración del ingreso en términos de coeficiente de Gini del 0,55 al 0,49 -el mayor de la región-, de la pobreza en 13 puntos, y de la indigencia en 8. Eso sin advertir los megaproyectos en educación, que seguramente marcaran una pauta para el resto de la zona.
A Lenin Moreno le queda el duro reto de reemplazar a Correa, quien seguramente abandonará el cargo con niveles inéditos de popularidad para un presidente, desde la instalación de la democracia en 1979. El amor y odio que despierta, contrasta con la apatía y decepción con que salieron León Febres Cordero, Rodrigo Borja, y Sixto Durán Ballen, los únicos elegidos que pudieron terminar su mandato, desde ese entonces. Le corresponde a Moreno insistir hasta el 2 de abril, en que es posible una nueva revolución, en medio de un ambiente enrarecido por el empoderamiento de la oposición, apoyada en el voto castigo, los medios de comunicación que acusan maltrato, y un ambiente regional árido para la izquierda. Las chances de Moreno , que puede dar la sorpresa, pasan por las conquistas sociales logradas por Alianza PAÍS, su intento por proyectar una discurso de reconciliación -muy diferente al de Correa-, y el abismo que separa este Ecuador, del que en el pasado parecía incapaz de superar la inestabilidad crónica.  





LOS NARCOTRAFICANTES FINANCIAN AL EPP

En su discurso de asunción al cargo, el presidente Horacio Cartes prometió acabar con el azote del EPP, lo que fue recibido con complacencia por la ciudadanía. Para cumplir con su cometido, el Congreso inclusive modificó la “Ley de defensa nacional y seguridad interna”, pero a tres años y medio de gestión gubernamental, tal promesa se la ha llevado el viento. La Fuerza de Tarea Conjunta (FTC), desplegada en los departamentos del norte, continúa siendo tan inoperante como en el principio, mientras que el EPP se muestra cada vez más fuerte y agresivo. Dada la penetración que tiene la “narcopolítica” en el Gobierno de Cartes, no sería extraño que, mediante una estrategia político-criminal de aproximación indirecta, los narcotraficantes y otras gavillas del crimen organizado estén financiando la actividad criminal del EPP a cambio de protegerlos de las fuerzas de seguridad del Estado, como sucedía en Colombia. Lo cierto y concreto es que el EPP está ganando terreno, y antes de que todo el país caiga en sus garras, los ciudadanos y las ciudadanas deben exigirle al Gobierno medidas concretas y enérgicas para su erradicación.

ABC de Paraguay (www.abc.com.py)
                                                     
En su discurso de toma de posesión de cargo, el 15 de agosto de 2013, el presidente Horacio Cartes prometió acabar con el azote del autodenominado Ejército del Pueblo Paraguayo (EPP), que su predecesor, Federico Franco, había también prometido falsamente “traerlo del jopo”. Para el efecto, el Congreso aprobó con inusitada diligencia la modificación de la Ley Nº 1337 “De defensa nacional y seguridad interna” solicitada por el flamante Primer Mandatario a los efectos de poder cumplir su promesa, supuestamente, con más efectividad. Hacía más de diez años que la banda criminal organizada como grupo terrorista mantenía en zozobra a las poblaciones de la zona norte del país, en particular en los departamentos de Concepción y San Pedro, por lo que la promesa del Presidente de la República de que la gavilla de facinerosos no le iba a marcar la hoja de ruta a su Gobierno fue recibida con complacencia por la ciudadanía.
Sin embargo, a casi tres años y medio de gestión gubernamental, tal promesa se la ha llevado el viento. A esta altura del tiempo, el desempeño operacional de la Fuerza de Tarea Conjunta (FTC) –el comando híbrido compuesto de militares, policías y agentes civiles de la Senad– desplegada en los departamentos de Concepción, San Pedro y Amambay continúa siendo tan inoperante como en el principio, mientras que el EPP se muestra cada vez más fuerte y agresivo.
El fracaso de la guerra contra el grupo criminal por parte de las fuerzas de seguridad del Estado no es ficción, como quieren hacernos creer las autoridades responsables de la seguridad interior de la República. Las estadísticas lo confirman. En lo que va del Gobierno del presidente Cartes, el EPP ha asestado 59 golpes, matando a 19 civiles, 8 policías y 13 militares. Un total de 40 personas, frente a las 24 que fueron asesinadas por la gavilla criminal en los diez años anteriores.
La cruel ironía que irrita a la gente es que, pese a tan rotundo fracaso, el presidente Cartes, bajo cuyas directivas opera la FTC, no se ha inmutado en revisar su fallida estrategia de lucha contra el grupo criminal insurgente. Esto, pese a que recientemente ha dado nueva señal de su creciente poderío con el anuncio hecho por las autoridades nacionales de la aparición de un nuevo grupo criminal autoproclamado Ejército del Mariscal López (EML), supuestamente liderado por Alejandro Ramos, un conocido líder del EPP.
La aparición de esta nueva columna terrorista es la prueba de que en la zona norte del país las cosas van de mal en peor. Ínterin, el inoperante ministro del Interior, Tadeo Rojas, y los comandantes militares de la FTC se han asido a un ridículo chivo expiatorio para excusar su inutilidad: la falta de colaboración de la población de la zona para obtener información sobre los movimientos del EPP. Por debajo de este vulgar rezongo semántico subyace una gran verdad: ante la manifiesta incapacidad de la FTC para brindar seguridad a la gente del lugar, ellos han optado por la sombrilla protectora del EPP. Esta es una verdad de perogrullo.
Aparte de su inutilidad operativa, la FTC ha cometido el error estratégico de no haber procurado en su momento ganarse el corazón y la mente de la población, como condición sine qua non de éxito contra el grupo criminal insurgente. Por el contrario, desde el inicio de su actuación, los componentes de la FTC se han caracterizado por su arbitrariedad y prepotencia, irrespetando los derechos humanos de los humildes lugareños, irrumpiendo en los vecindarios y asentamientos, y golpeando sus puertas a las dos de la mañana, guiados por informaciones falsas o mal procesadas. Así es como fueron ganándose la malquerencia de la población que, a esta altura, está casi enteramente cooptada por el EPP. Y en estas condiciones, la gente cree que lo más conveniente es que el presidente Cartes desmantele la FTC, en vez de gastar tiempo y dinero inútilmente.
Pero he ahí un enigma: ¿por qué el Presidente de la República se resiste a cambiar la estrategia de su lucha contra el EPP, siendo su fracaso evidente e irreversible, dado el comprobado apoyo de la población a la gavilla criminal? O, lo que es lo mismo, ¿por qué, aparentemente, el Primer Mandatario no tiene la voluntad política de revertir su estrategia de lucha contra esta banda criminal terrorista? La “simpatía” del Gobierno hacia el EPP, recientemente insinuada por el vicario general de la diócesis de Concepción, monseñor Pablo Cáceres, podría ser parte de la respuesta. ¿Pero, por qué?
Dada la penetración que tiene la “narcopolítica” en el gobierno de Cartes, no sería extraño que, mediante una estrategia político-criminal de aproximación indirecta, los narcotraficantes y otras gavillas del crimen organizado transnacional, como el Primer Comando Capital (PCC) y el Comando Vermelho (CV), que operan en Brasil y tienen sus tentáculos en Paraguay, estén financiando la actividad criminal del EPP a cambio de protegerlos de las fuerzas de seguridad del Estado, como sucedía en Colombia hasta el acuerdo de paz de las FARC con el Gobierno.
De hecho, es de conocimiento público que la Senad ha constatado que en la zona de influencia del EPP existen decenas de pistas clandestinas que sirven como puntos de destino intermedio de toneladas de cocaína provenientes de Bolivia y Perú, y hasta de Colombia. Con el correr del tiempo, dueños de tales establecimientos forestales y ganaderos se han hecho inclusive de flotas de avionetas dedicadas al transporte de drogas desde los citados países hasta las pistas ubicadas en sus propiedades, lucrando así por partida doble: haciendo flete aéreo y alquilando sus pistas y depósitos a los cárteles de las drogas.
Siendo la inseguridad pública una creciente preocupación de la ciudadanía y la penetración del crimen organizado en nuestro país una comprobada realidad, y dada la indiferencia del Gobierno para tomar las medidas que corresponden, se hace necesario que, como Poder de contrapeso del Ejecutivo, el Congreso tome la iniciativa de interesarse en el tema, conformando una comisión bicameral encargada de investigar exhaustivamente lo que está sucediendo realmente en el norte del país. Para el efecto, debe centrar su foco en el desempeño operacional de la FTC, en la actividad criminal del EPP y el crimen organizado transnacional, así como en la actitud de las poblaciones del norte del país de cara al drama de inseguridad que sobrellevan.

Lo cierto y concreto es que el EPP, con el apoyo de los narcotraficantes, está ganando terreno, y antes de que todo el país caiga en sus garras, los ciudadanos y las ciudadanas deben exigirle al Gobierno medidas concretas y enérgicas que tiendan a su erradicación.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada